viernes, 6 de diciembre de 2019

Encuentros Ovni con aviones


Asombrosos encuentros de aviones con OVNIS

Muchos pilotos civiles y militares tuvieron encuentros con naves voladoras de origen desconocido cuya tecnología avanzada los dejó como testigo de lo imposible.

Estos son algunos de los casos reales de encuentros de pilotos civiles y militares con OVNIs en pleno vuelo.

El Ovni de Teherán

El 18 de septiembre de 1976, la oficina de control de la Fuerza Aérea Imperial de Irán recibió reportes de avistamientos extraños. La población del distrito de Shemiran se alarmó por la presencia en el cielo de una enorme esfera luminosa. Las llamadas de los civiles continuaron llegando, por lo que en la madrugada se envió un avión F-4Phantom a investigar.


El avión despegó con la intención de interceptar la nave no identificada. Cuando la localizó, se acercó a una distancia aproximada de 50 kilómetros. En ese momento el avión perdió su capacidad de comunicación, ya que de repente dejaron de funcionar los controladores. El F-4 se dispuso a regresar a la base, recuperando sus capacidades una vez que se alejó del ovni.

Al poco tiempo, un segundo avión pilotado por el mayor Jafari Parviz despegó para identificar el objeto. Cuando se acercó a 50 kilómetros, el ovni comenzó a avanzar, manteniendo la distancia con el avión. La esfera era muy brillante, por lo que no se podía distinguir la forma de la nave. Tiempo después, Parviz declararía que le pareció que el ovni tenía forma de diamante.

Recreación gráfica del Ovni avistado por el piloto Jafari Parviz

El incidente ovni de Teherán se tornó más confuso cuando apareció un objeto luminoso más pequeño. La misteriosa luz salió de abajo de la nave grande y avanzó hacia el avión a gran velocidad. Circuló el F-4 y regresó a la nave nodriza, la cual se mantuvo a la misma distancia. Enseguida apareció otro objeto pequeño similar al anterior y también se fue sobre el bombardero.

El caza de combate F4 se posicióna para dispararle al Ovni sobre el cielo nocturno

Los perseguidores trataron de utilizar sus armas pero la extraña nave las anuló al acercarse a ella.
Jafari Parviz pensó que lo iban a atacar y se preparó para repeler el ataque. Se dirigió al panel de instrumentos para disparar un misil, pero no funcionó. El panel de armas se desactivó y las luces de control se apagaron. Al no poder defenderse, trató de eyectarse pero tampoco funcionó ese sistema. Realizó una maniobra evasiva pero el ovni lo siguió una corta distancia. Después, el objeto regresó a la nave más grande.

Al igual que el primer avión, al alejarse de las luces los instrumentos comenzaron a funcionar otra vez. En su regreso a la base, uno de los ovnis que lo seguía descendió en una parte del desierto. Parviz recibió órdenes para que no aterrizara y fuera al lugar del aterrizaje de la nave. Se dirigió a las afueras de Teherán y registró la posición donde vio al objeto.

Piloto de combate de F4 Phantom iraní Jafari Parviz

Al otro día, miembros de la Fuerza Imperial peinaron la zona del aterrizaje del objeto pequeño en búsqueda de evidencias. Por razones políticas, los resultados de las investigaciones acerca del incidente ovni de Teherán nunca se dieron a conocer. Este caso es uno de los más creíbles por la cantidad de documentos y testigos que existen.

El Ovni de La Joya

El 11 abril de 1980, los 1.800 soldados en formación en la base aérea de La Joya (Arequipa) Perú vieron un objeto inmóvil en el aire "similar a un globo".

"Mi comandante me dio la orden de despegar en mi jet Sukoi-22 para disparar al objeto esférico porque estaba en espacio prohibido sin permiso y temíamos espionaje", dijo el ex militar.
 
Piloto Oscar Santa María junto a su avión Su 22 y el arsenal de armamento que podía llevar
"Me acerqué y le disparé 64 obuses de 30 milímetros (...) algunos le pegaron de lleno, pero sin ningún efecto", indicó Santa María, quien dijo que el fuego hubiera destruido cualquier otro artefacto.

Piloto de combate peruano de Sukhoi Su 22 Oscar Santa María que le disparó al Ovni que estaba sobre La Joya

 "No tenía motores, ni tubos de escape, ni ventanas, ni alas o antenas, carecía de todos los sistemas típicos de un avión y no tenía ningún sistema visible de propulsión", dijo Santa María, quien se vio forzado a protagonizar un aterrizaje de emergencia tras haber agotado el combustible. "Todavía me da escalofríos cuando me acuerdo", destacó el piloto.

El Ovni gigante de Paris

Piloto de Air France Jean Charles Duboc - hoy retirado
El 28 de enero de 1994, el Airbus A300 de Air France, vuelo 3532 de Niza a Londres, sobrevoló la región parisina. Jean-Charles Duboc, capitán retirado de Air France, relató, por su parte, como ese en un vuelo diurno de Londres a Niza, él y su tripulación avistaron un OVNI cerca de París.

 Era la 13 : 14. cuando un miembro de la tripulación reporta un objeto extraño a sus compañeros de equipo. El dispositivo es una especie de campana oscura, que sobresale claramente contra el cielo. Unos segundos después, el objeto toma la forma de un huevo.

Era un objeto alargado, de color marrón rojizo, de unos 300 metros de ancho, que parecía formar parte de un campo magnético.

"Lo más increíble es que se volvió transparente y desapareció en unos 10 o 20 segundos", explicó Duboc, quien dijo que el fenómeno permanece "sin explicación".


Su trayectoria sigue siendo recta, cruzando en ángulo recto con la del Airbus. En total, la observación duró sólo un minuto. Pero los radares militares fueron capaces de registrar el fenómeno durante casi ¡seis minutos!. Correlacionados con los testimonios de la tripulación, los datos del radar permitieron a SEPRA estimar la velocidad, dirección y tamaño del dispositivo (varios cientos de metros).

Aunque inicialmente se creía que el cambio de forma se debía a un cambio de trayectoria y perspectiva, las grabaciones de radar muestran que no es así. En el 20% de los casos de observaciones realizadas por pilotos comerciales, militares o civiles, estas son confirmadas por observaciones de radar.

Creo que es “algo” que se parece mucho a las declaraciones del General Twining en un memorando secreto de septiembre de 1947. Cuando superponemos el trabajo de nuestra propia investigación a las conclusiones de Twining, que estaba a cargo del Comando de Material Aéreo de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, tenemos motivos para estar sorprendidos. Twining avanza sin dudar de que se trata de objetos reales.

El Ovni de Bariloche

El 31 de julio de 1995 entre las 20 y las 21 hs. Bariloche, Rio Negro, Argentina

La observación se produjo en inmediaciones del aeropuerto local por parte de dos tripulaciones de aeronaves, una de un Boeing 727 de la empresa Aerolíneas Argentinas y un avión Cheyenne de Gendarmería Nacional.

La noche del 31 de julio de 1995, Polanco estaba por aterrizar en el aeropuerto local, piloteando el Boeing 727 cuando “una luz, primero tenue, luego intensa y brillante, se interpuso entre la nave y la pista de aterrizaje”.

De inmediato el comandante se comunicó con la torre de control, pero la respuesta fue desconcertante: no era ninguna aeronave identificada. Esa luz extraña acompañó al Boeing y a los 100 pasajeros durante 17 minutos.

Un avión de Gendarmería que estaba en vuelo también confirmó haber visto el mismo objeto. El escenario se completaba con otro hecho extraordinario: en el aeropuerto no había luz.


Es que ese día, entre 20.17 horas y hasta las 20.31 horas se interrumpió el suministro eléctrico en todo Bariloche al saltar los protectores de la subestación transformadora que transportaba la electricidad de 132 KW desde Alicurá.

En el momento en que se produce el apagón, el vuelo 674 que transportaba 102 pasajeros y 3 tripulantes, fue acompañado por un OVNI cuando volaba a 3.000 metros de altura e iniciaba el descenso hacia el aeropuerto local.

El piloto del avión, Jorge Polanco, relató lo siguiente: “Cuando nos encontrábamos a 15 minutos, 40 millas para ser exacto, la torre nos autorizó a iniciar el procedimiento de aproximación por instrumentos, por lo que descendimos de 12.000 a 3.000 metros. Entonces nos informaron que se había cortado la energía en Bariloche, esperamos hasta que nos autorizaron el descenso”.

“En el momento en que iniciaba ese procedimiento, observé frente al avión, una luz blanca que se aproximaba con rumbo de colisión a toda velocidad. Se detuvo a unos cien metros de nosotros. Cuando iniciamos la aproximación al aeropuerto, el OVNI hizo un giro extrañísimo acompañando nuestro viraje y colocándose en paralelo al avión unos 100 metros”, continuó el piloto.

En el avión los instrumentos permanecieron estables. Lo único que se modificó fue el color del OVNI que pasó a presentar dos luces verdes en las puntas y otra anaranjada en el centro, que brillaban intermitentemente. El OVNI era del tamaño de un avión comercial.

“600 metros arriba de nosotros volaba un avión de Gendarmería cuyo piloto, al ver el OVNI se comunicó con nosotros. El OVNI insistió en acompañar el descenso del avión hacia la pista de aterrizaje. Con la pista a la vista, se volvieron a apagar las luces del aeropuerto, por lo que realicé la maniobra de escape, elevándome hasta los 3.000 metros. Desde allí me comuniqué con la torre, me dijeron que todos sus instrumentos se habían descontrolado en momentos en que nos acercábamos y antes del corte de energía”, agregó Polanco.

Capitán del vuelo de Aerolíneas Jorge Polanco


“Cuando hice la maniobra de escape, el OVNI ascendió a una velocidad increíble y se quedó suspendido en los 3.000 metros, esperando a que llegáramos. No se movía ni se trasladaba según las leyes físicas conocidas. Permanecimos unos minutos en la zona hasta que nos dieron nuevamente autorización para aterrizar. El OVNI al vernos descender, desapareció a toda velocidad, y según el piloto del avión de Gendarmería, se perdió cerca del cerro Otto. Al caminar hacia la torre me alcanzó el jefe de turno del aeropuerto, Mayor de la Fuerza Aérea Jorge Luis Oviedo, quien no podía creer lo que él había presenciado desde la torre de control”, relató el conmocionado piloto.

Un segundo avión, el de Gendarmería Nacional, fue testigo de la presencia del OVNI, en él viajaban entre otros militares, el piloto Rubén Cipazuk y el comandante de Gendarmería Nacional Juan Domingo Gaitán, quien relató: “estando a 11.000 pies vimos sobre el lago Nahuel Huapi una luz de color ámbar que aumentaba y disminuía de intensidad desplazándose a gran velocidad hacia la cordillera”.
 
Los pilotos de Gendarmería comandante Gaitan ( fallecido en accidente aéreo posteriormente) y el comandante Cipuzak (der)
Cipuzak confirmó en vuelo, la ubicación del OVNI al piloto Jorge Polanco con las siguientes palabras: “estoy viendo una luz a tu derecha y no sé que es, pero los sigue”.

“El caso tuvo mucha repercusión en los medios a nivel mundial, hasta me vinieron a ver especialistas de la NASA, fue el caso más concreto, real y espectacular”, expuso Polanco.

Otros casos similares : 

El Ovni gigante de Alaska
El Ovni de Portugal
El Ovni del Caso Manises
Ovnis perseguidos por MiGs

------------------------------ *********************** ----------------------------------

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Cash 100%