OVNI

sábado, 29 de marzo de 2014

Kapustin Yar el Área 51 de Rusia


Kapustin Yar el Área 51 de Rusia

Kapustin Yar es una base rusa situada en el Oblast de Astracan entre Volgogrado y Astracan en el pueblo de Známensk. Fue establecida el 13 de mayo de 1946, en un principio el material principal de investigación (materiales y científicos) eran de la Alemania Nazi. El primer cohete fue lanzado el 18 de octubre de 1947, 1 V-2 de 11 que fueron capturados. Numerosos lanzamientos para el ejército Ruso toman lugar ahí desde satélites a cohetes elevadores de prueba.

Se realizaron 5 pruebas nucleares de baja potencia (10 a 40 kt) sobre el sitio en 1957-1961.
Con el crecimiento y desarrollo en el lugar, el sitio tomo nombre de cosmódromo y sirvió a ese propósito desde 1966 (con interrupciones de 1988-1998), se estableció el pueblo Známensk para dar hogar a los científicos y todo el personal para el mantenimiento del lugar, inicialmente la ubicación del lugar era clasificada y considerada ciudad cerrada y de no acceso a foráneos. La ubicación e información extra del lugar fueron obtenidas por la CIA gracias a los científicos alemanes que regresaban, y se hicieron vuelos del Canberra de la Royal Air Force para obtener fotos. Este cosmódromo también es lugar de números avistamientos de OVNIS durante la era Soviética, y es llamado el “Área 51” ruso.

El Área 51 de Rusia

En 1947, un OVNI con forma de cilindro es derribado en los alrededores del pueblo de Kapustin Yar. Inmediatamente, Stalin ordena el desalojo del pueblo y la construcción de una base militar en el mismo lugar donde había caído el aparato extraterrestre. Es interesante la forma de pensar de los rusos: en vez de trasladar el UFO a una zona militar secreta cercana para estudiarlo con tranquilidad (al puro estilo Roswell), ordenan construir una zona militar secreta alrededor del UFO.

La Construcción de la base secreta

Tras la construcción de la base secreta de Kapustin Yar, y debido a que la orden de derribar OVNIS de Stalin continuaba en vigor, aparentemente se dice que se desarrollaron verdaderas batallas aéreas entre MIG rusos y OVNIS que intentaban destruir la base en represalia a la agresión rusa. Al parecer se libraron varias luchas al más puro estilo Star Wars, en las que se perdieron algunos MIGs pero en las que tambien cayeron OVNIS, todos ellos con forma de cilindro. Con razón los estadounidenses estaban perocupados por la potencia aérea de los MIGs. En el año 1968 la base fue atacada por OVNIS que consiguieron destruir cuatro de sus silos, pero que no lograron hacer explotar ninguna de sus cabezas nucleares. Finalmente los cazas MIG lograron espantar a los alienígenas. Durante un tiempo las batallas y avistamientos cesaron, pero en el año 1989 un OVNI sobrevoló de nuevo Kapustin Yar, dos miembros del ejército notificaron que el OVNI se mantuvo suspendido la base disparando un rayo brillante sobre el arsenal de Kapustin Yar, donde se hallaban los misiles rusos, pero sin destruir u ocasionar daño alguno. Los archivos de la KGB reportan este avistamiento.

Documento de la KGB donde hace referencia al avistamiento de ovnis sobre Kapustin Yar
Se dice que en el interior de Kapustin Yar se habrían realizado trabajos de ingeniería inversa sobre ovnis, que fueron atrapados por Rusia, tras ser derribados en varios de los encuentros que tuvieron con cazas rusos. Los trabajos de ingeniería inversa, de poseer Rusia esos aparatos, estarían apuntados a decifrar y replicar la tecnología que disponen dichos aparatos de origen desconocido.

Reconstrucción del avistamiento de un ovni sobre la base de Kapustin Yar
Kapustin Yar hoy

Como fue expresado, Kapustin Yar es un base para el desarrollo y lanzamiento de misiles de varios tipos.

Actualmente Rusia planea realizar en 2014 pruebas de unos 70 tipos de armas en el polígono Kapustin Yar situado en el sur del país, declaró hoy el portavoz de las Fuerzas de Misiles Estratégicos de Rusia, coronel Ígor Egórov.

Se trata de unos 300 lanzamientos de misiles, objetivos y proyectiles a reacción y de otros tipos de armamento.

El polígono central interarmas del Ministerio de Defensa de Rusia de Kapustin Yar, situado en la provincia de Astracán, acogió anteriormente las pruebas del sistema de misiles tácticos Iskander-M, el sistema de cañón-misil Pantsir-S, sistemas antiaéreos Tor-M2, Buk, S-300 y S-400 y lanzamisiles múltiple Smerch, entre otros.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Astronauta estadounidense relata su encuentro con un ovni en el espacio


Astronauta estadounidense relata su encuentro con un ovni en el espacio

El astronauta estadounidense Leroy Chiao finalmente habló sobre su encuentro en 2005 con un objeto extraño durante una caminata espacial fuera de la Estación Espacial Internacional (EEI).

Chiao relató que mientras realizaba unos trabajos fuera de la EEI junto con el astronauta ruso Salizhan Sharípov, vio "unas extrañas luces que parecían estar alineadas" y que "pasaron volando a gran velocidad", según informa el portal International Business Times.

"Soy escéptico acerca de que nuestro planeta sea frecuentado por seres de otro planeta o de otra dimensión. Pero no lo descartaría al 100%. Tengo una mente abierta y sí creo que hay otras formas de vida en el universo. Si hay vida ahí fuera, son mucho más avanzados que nosotros y saben bien cómo viajar grandes distancias en cortos periodos de tiempo", agregó.

Asimismo el astronauta estadounidense, que en 2005 se desempeñaba como comandante de la EEI, dijo que Sharípov no pudo observar el extraño objeto debido a que en ese momento su colega ruso "estaba mirando en la dirección contraria".

Sin embargo, también existen teorías de que el ovni visto por Chiao no es más que las luces brillantes provenientes de un barco de pesca que se encontraba a cientos de kilómetros por debajo de la EEI.

Fuente: RT

sábado, 15 de febrero de 2014

El escalofriante caso Kelly


El escalofriante caso Kelly

Kelly, un diminuto poblado cinco millas al norte de Hopkinsville, se hizo famoso por la supuesta invasión extraterrestre sucedida el 21 de agosto de 1955. Si Lonnie Lankford hubiese tenido un poco más de edad, tal vez su madre no le hubiese ocultado bajo la cama aquella noche cuando pensó haber visto un alienígena afuera de la ventana de su recámara.

Era la noche del 21 de agosto de 1955 y Glennie Lankford intentaba proteger a los niños en la humilde granja situada en el Old Madison Road de Kelly. Así que Lonnie, que contaba con 12 años en aquel momento, fue ocultado bajo el colchón con su hermano Charlton de 10 años y su hermana Mary, de 5.
Nunca llegó a ver a las criaturillas que tanto espanto causaron a su madre e hicieron que su hermanastro Elmer "Lucky" Sutton, fuese corriendo a buscar su escopeta. Pero Lonnie Lankford oyó muchos hablares, tanto esa noche y en las noches y días posteriores. Tiene muy claro qué fue lo que sucedió – y lo que no sucedió – aquella noche hace 50 años.

Su madre vio un ser del espacio afuera de su ventana. No fue un gato ni un mono ni tampoco un pájaro. Había más de ellos en el patio y sobre el techo. Los seres eran plateados y no verdes. Eran diminutos, unos 90 cm de alto, y tenían manos y pies palmípedos, así como grandes ojos redondos.

Se abrió fuego contra las criaturas, pero en ningún momento hubo un tiroteo que durase horas y horas. Lo más importante – declara Lonnie – es que nadie estaba bebiendo en la casa aquella noche. Se prohibía el ingreso de cerveza, licor o aguardiente en aquel lugar. Ese era el mandamiento de Glennie Lankford.
"Recuerdo el disturbio y el griterío", dice Lonnie, de 62 años de edad. "No los ví, aunque mi madre sí los vio, y le creo a ella porque era una mujer religiosa que no mentiría jamás".

Hoy el mundo recuerda el suceso de Kelly como la historia de los Hombrecitos Verdes, o de los Hombrecitos Verdes de Kelly. En los días posteriores al primer informe presentado por la familia, publicado el 22 de agosto de 1955 en el Kentucky New Era, el mundo se abrió camino hasta Kelly, una pequeña comunidad al norte de Hopkinsville.

El periódico New York Daily News informó en primera plana: "Hombres del Espacio Se Apoderan de Kentucky" ("Spacemen Take Kentucky" ).

Un titular de Los Angeles Times rezaba: "Kentucky Gana Nueva Fama" ("Kentucky Gains New Fame" ).
Alguien – tal vez un escritor de titulares – no pudo resistir el juego de palabras con Kelly y con el color "kelly green" [tonalidad verde muy viva – N. del T.] y los hombrecitos cambiaron de color plateado a verde. Un periodista francés, Yann Mege, quien se desplazó a Hopkinsville en 2000 para investigar el caso, supone que la frase "hombrecitos verdes" tuvo su origen en el caso Kelly.

La familia, avergonzada por informes que sugerían embriaguez o sencillamente el ánimo de hacer una broma, rechazó la atención de los medios y echaron a los reporteros. Mientras que el mundo se mofaba, la familia se convirtió en blanco de insultos.

El incidente de Kelly se convirtió en una leyenda que creció con el paso del tiempo. Sigue siendo un clásico en el recopilatorio "Libro Azul" de la USAF, un catálogo de más de 12.000 avistamientos OVNI en USA entre 1952 y 1969.

Muchas familias, como la de Lonnie Lankford, vivían en granjas pequeñas y de manera humilde. En casa de los Lankford no había fontanería. En el patio había una letrina y el agua se traía desde un pozo en los predios.

Billy Ray Taylor, un visitante de Pennsylvania y amigo de "Lucky" Sutton, se dirigía a la letrina cuando vio una luz surcar los cielos, dijo Lonnie, quien relató la historia el viernes en su casa cerca de la carretera 68 al borde citadino de Hopkinsville. Taylor afirmó haber visto una nave espacial aterrizando en un campo, pero no se lo dijo a nadie cuando regresó al hogar. Fue entonces que la madre de Lonnie gritó: Había visto una criatura del espacio a través de la ventana de su habitación. "Lucky" salió corriendo a buscar su escopeta y le disparó a la criatura, que se retiró a pesar de no encontrarse herida.

Saliendo al porche de la casa, "Lucky" sintió que algo le tiraba del cabello – una de las criaturas lo había agarrado desde el techo, dijo Lonnie. Fue entonces que "Lucky" retrocedió al patio y vio cuatro o cinco alienígenas en el techo. Disparó contra ellos varias veces. Las criaturas se retiraron sin haber sido heridas. 
Posteriormente, según la narrativa familiar, todos en la casa, incluyendo Glennie, los tres chicos, "Lucky" y su hermano J. C. Sutton, y Billy Ray, se montaron en un par de vehículos y salieron hacia Hopkinsville.

Solicitaron la ayuda del jefe de policía Russel Greenwell cuando llegaron a la jefatura de Hopkinsville. Agentes de la policía, policías estatales de Kentucky y soldados destacados en el Fuerte Campbell acudieron a la vivienda de los Lankford aquella noche y buscaron una nave espacial con extraterrestres. No hallaron nada, según lo indica el informe del "Libro Azul" de la fuerza aérea.

Con los años, Lonnie ha escuchado las hipótesis de que sus parientes vieron unos monos que se habían escapado del circo Shrine, y se burla de la teoría. "Jamás he visto un mono plateado, ni tampoco uno verde", dijo.
Lonnie admite que su hermano mayor, "Lucky" tenía fama de cuentista y de bebedor. Pero aquella noche, "Lucky" estaba sobrio y no se inventó un relato sobre criaturas espaciales.

"Era uno de los mentirosos más grandes de Hopkinsville, pero no mintió sobre eso", dijo Lonnie. Hasta el día de hoy, Lonnie se arrepiente de haberse metido debajo de la cama después del grito de su madre. "Me gustaría haber visto uno de ellos, pero no lo hice y no voy a mentir sobre ello", manifestó.


Resulta difícil adivinar, dice Lonnie, cuántos se han lucrado del relato de los hombrecitos verdes de Kelly desde aquella noche en 1955. Parece que todos – menos sus parientes – le sacaron partido al asunto.
"Aquí me tienen, arruinado y pobre, y no le he sacado ni un centavo", dice Lonnie, minusválido después de años de trabajos manuales. Ha ejercido tantos oficios – techador, despachador de gasolina, camionero, aserrador – que resulta difícil mencionarlos todos. Pero Lonnie conserva su sentido del humor sobre el momento de fama que tuvo su familia. Hace tres años, se presentó a un baile de Halloween en el club Elk de Hopkinsville vestido de extraterrestre. Casi nadie conocía la historia detrás de la careta y la capa que llevaba puesta esa noche.

sábado, 8 de febrero de 2014

Perú reabrió la oficina de búsqueda de ovnis


Perú reabre oficina de búsqueda ovnis


 "Cualquier objeto aéreo que navegue dentro del espacio nacional cuyo vuelo sea ilícito, anómalo y cuya naturaleza no sea identificable, representa una amenaza para la seguridad y navegabilidad aérea civil y militar. Por ello la Fuerza Aérea del Perú (FAP) tiene la obligación de investigar estos fenómenos a fin de salvaguardar el orden y el correcto uso de los corredores aéreos nacionales" el ministro de Defensa peruano, Pedro Cateriano.

Por ello, el gobierno recientemente reabrió el Departamento de Investigación de Fenómenos Aéreos Anómalos (DIFAA), a cargo de la propia Fuerza Aérea.

Si dentro de esas naves o luces viajan extraterrestres no es asunto del departamento, y las creencias o deseos de sus investigadores con respecto a este tema forman parte de su vida privada.

En esta oficina se investiga cualquier fenómeno u objeto que pueda poner en peligro a un avión de combate o de pasajeros. Sin embargo, la mayoría de casos registrados no pueden explicarse y abren, nuevamente, los signos de interrogación ante señales de vida fuera del planeta.

He visto un ovni

Suena el teléfono de la DIFAA y un técnico toma nota de la información. Más de una vez ha llamado alguien diciendo que mantiene contactos con extraterrestres y que su misión es salvar el mundo. Este tipo de llamadas no suelen tomarse en cuenta.

"Nosotros no tenemos manera de saber qué es si no analizamos las imágenes o los videos que nos envían, además de los cuestionarios que deben rellenar los testigos", le dijo a BBC Mundo Marco Barraza, investigador y miembro del equipo de DIFAA.

Si alguien reporta una luz extraña, lo primero que hacen es contrastar la información con las torres de control de los aeropuertos más cercanos. "La idea es activar un protocolo y crear un registro. Eso es prevenir un accidente", explicó.

El consejo consultivo de la DIFAA está formado por ocho civiles (un astrónomo, un arqueólogo, un sociólogo, un ex piloto, un físico, un filósofo, un comunicador, un sociólogo) y dos militares. Ellos son los encargados de hacer las evaluaciones y preparar un informe para la Dirección de Intereses Aeroespaciales (DINAE).

El objetivo es contar con un registro. Existen ciertas constantes: esferas, objetos alargados, cilindros, diamantes y triángulos luminosos. También se repiten los lugares donde aparecen, casi siempre cerca de zonas arqueológicas.
¿Qué son? ¿Vienen de otros mundos? Hasta que no puedan palparse y estudiar su naturaleza, el misterio quedará sin resolver.

Un día de pesca

El comandante en retiro Julio Chamorro forma parte del consejo consultivo de la DIFAA. Chamorro fue el fundador y jefe la Oficina de Investigación de Fenómenos Aéreos Anómalos (OIFAA), que funcionó entre 1999 y 2005, y el primer militar en manifestar la necesidad de investigar estos fenómenos.

Los motivos que Chamorro argumentó frente a sus superiores para abrir una oficina que estudiara posibles naves extraterrestres se sustentaban en el capítulo XII de la Constitución, donde se establece el deber del Estado de garantizar la seguridad de la Nación a través de sus Fuerzas Armadas.

También en su propia experiencia.

"Los oficiales que trabajábamos en la base militar de La Joya estábamos acostumbrados a los avistamientos. Había un evento que se repetía cada diciembre. Lo llamábamos la estrella de David porque no sabíamos qué era esa luz potente que nos apuntaba de día y de noche. También existía la llamada ciudad perdida: a lo lejos se veía una ciudad iluminada que se iba alejando conforme te acercabas. Era tan frecuente que dejó de tener importancia", dijo Chamorro.

En ese entonces circulaba un rumor. El entonces presidente Alberto Fujimori solía ir de pesca al río Amazonas en un avión de la FAP. Dicen que mientras pescaba, una bola luminosa salió del río y voló hacia los aires. Fujimori y su equipo lo vieron, pero acordaron no decir nada al respecto.

"Es verdad, ocurrió", afirmó Chamorro. Marco Barraza corrobora la anécdota. ¿Fue por este motivo que la oficina pudo abrirse? Según Chamorro, "posiblemente eso ayudó a que se tomara la decisión (de abrir la oficina)".

¿Para qué ha servido toda la información recolectada, tanto en la primera oficina como en el actual departamento?

"Lo importante es la aceptación del público y las ganas de contar sus experiencias. Esto es algo que involucra a toda la humanidad y nadie está excluido de lo que está sucediendo", finalizó Chamorro.
En Perú se critica poco este tipo de programas, a menos que incurran en grandes gastos o se revele alguna equivocación importante.

En la región

Perú no es el único país en la búsqueda de una explicación sobre los fenómenos aéreos anómalos.
En Argentina está la Comisión de Estudios Fenómeno Aeroespaciales (CEFA); en Chile está el Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos (CEFAA); y en Uruguay, la Comisión Receptora e Investigadora de Denuncias de Objetos Voladores No Identificados (CRIDOVNI). "Algunos países de la región han establecido alianzas con la finalidad de intercambiar información especializada de manera estratégica, a fin de unir esfuerzos en la investigación sobre estos temas", afirmó el ministro de Defensa, Pedro Cateriano.
"Sin embargo, el Perú se encuentra hoy en plena capacidad de analizar e investigar esta fenomenología de manera autónoma e independiente, y solo de manera excepcional apelaría a un intercambio de información con países vecinos a fin de cotejar datos para obtener conclusiones más precisas", agregó.

Y mientras no se llegue a una conclusión más precisa, el comité consultivo de la DIFAA esperará a que vuelva a sonar el teléfono para abrir otro expediente que, tal vez, algún día aclare la duda: ¿y si no estamos solos?

Fuente BBC Mundo

Cash 100%

Gana dinero viendo publicidad