domingo, 10 de mayo de 2015

La primavera en la que Málaga fue ‘tomada’ por los ovnis


La primavera de Málaga que fue tomada por los ovnis

El 29 de marzo de 1974, el diario español SUR ofrecía una exclusiva mundial que impactó a la opinión pública nacional e internacional: por primera vez se había fotografiado a una serie de objetos voladores no identificados (OVNIS) en formación, fotografías captadas tras horas de espera en la zona de Ciudad Jardín por los fotógrafos de este periódico Salvador Salas Andrada y Fernando González Pérez. La noticia tuvo una repercusión internacional como ninguna otra en la historia de la Prensa malagueña, y hasta la redacción de SUR, entonces en la Alameda de Colón, se desplazaron equipos de televisión de países como Francia,
Alemania, Portugal e Italia, así como corresponsales de cadenas de TV norteamericanas y, claro está, Televisión Española, realizando amplios reportajes y programas especiales con entrevistas a los testigos presenciales de los fenómenos que durante varias noches mantuvieron en vela a los malagueños así como a los fotógrafos de esta casa. El impacto se vio traducido también en una tirada excepcional de SUR, que se agotó a las pocas horas de salir a la calle en medio de una expectación inédita. Redactores que han sido protagonistas del periodismo contemporáneo malagueño como Joaquín Marín y el ya desaparecido Julián Sesmero, muy jóvenes en aquella época, fueron los encargados de realizar las principales informaciones de una noticia que dio la vuelta al mundo. ¿Málaga tomada por los ovnis? La interrogante, que hoy puede sonar a broma, en aquellos años, donde el tema de los OVNIS y los ‘platillos volantes’ eran algo muy serio y de rabiosa actualidad y ocupaban espacios televisivos y radiofónicos así como multitud de páginas de periódicos. Expertos en ufología, muy conocidos todos ellos como veremos en este reportaje rememorativo de aquel acontecimiento, se dieron cita en Málaga para estudiar lo que fue un fenómeno singular y un enorme éxito periodístico. Hoy, 52 años después, son muchísimos malagueños los que recuerdan cómo las calles de la ciudad, especialmente de la barriada de Ciudad Jardín, se llenaban noche tras noche de miles de curiosos en busca de nuevos avistamientos y de ‘contactos’, con los ‘seres del más allá’.

Pero vayamos por partes. El día 27 de marzo del referido 1974, SUR publicaba esta información, firmada por Joaquín Marín, en la que se entrevistaba a unos vecinos de Ciudad jardín que afirmaban haber visto un ovni en el cielo malagueño.

El titular de la información era “Un ovni sobre Ciudad Jardín”, acompañado del subtítulo que también recogía una frase testimonial: “Era como un disco de gran brillo y de él se desprendió otro menor”. El cuerpo de la información relataba este hecho así:

“Serían las once y media de la mañana. Estábamos en el campo de fútbol de Ciudad Jardín, presenciando el partido entre los equipos Félix Sáenz y Gallo Rojo. De pronto vi un objeto en el cielo, cerca del horizonte. Al principio no le di importancia y seguí presenciando el partido. Un par de minutos después, volví a mirar y «aquello» seguía allí, brillante, cómo un disco y con una especie de humo alrededor. De pronto, se desprendió de él otro disco más pequeño, aproximadamente un diez por ciento más pequeño. Entonces avisé a José García Olea. También él pudo verlo, así como José Luis Moreno y Antonio Martín.
Estoy hablando con don Juan Manuel Rey Bautista. Y ha contado trabajo pues, al principio, no quería hablar del tema y, menos, dejarse fotografiar.

-Ya sabe usted lo que pasa... Yo estoy seguro que lo vi, como lo están también mis compañeros, a los que yo avisé. Pero luego la gente empieza a decir que si esto ó que si lo otro.
-De una cosa estoy seguro -habla ahora don José García Olea-: no era ni un avión ni nada por el estilo. Yo pude verlo durante medio minuto, aproximadamente. Transcurrido este tiempo desapareció, pero sin desplazarse, o sea, que se hizo invisible. Era como un disco, no completamente redondo, con un gran brillo rojizo, que estaba allí en el horizonte, sobre los montes.

La visión se produjo el pasado día 17 domingo. El deseo de nuestros personajes de no hacer declaraciones por las razones antes expuestas ha sido la causa de que no nos hayamos enterado hasta hoy.
Los señores Rey y García Olea trabajan en unos céntricos almacenes de muestra ciudad Como todos los domingos en que actúa el equipo de su establecimiento, fueron al futbol.

-Lo que fue una pena es que no tuviéramos aquel día un tomavistas que llevamos casi siempre para tomar algo del partido. Creo que pudimos haber hecho alguna foto, pues el día estaba muy claro.
Pregunto al señor Rey:

-¿Ha contado lo que vio a mucha gente? ¿Cómo han reaccionado?

-Sólo lo he contado a los compañeros del trabajo. Unos lo han tomado en serio y otros en broma, como pasa siempre. Aunque el hecho de que hayamos sido cuatro los que vimos aquello hace que el relato tenga más fuerza.

-Cuando usted oía antes hablar de los ovnis, ¿cómo se lo tomaba?

-Realmente, nunca me he tomado este tema a broma. Es un tema que me interesa y sobre el que he leído varios libros. ¿Por qué razón vamos a pensar que somos los únicos habitantes del Universo?
Los ovnis, un tema de actualidad. Un tema que apasiona, que interesa y del que muy poco se sabe todavía. Pero, de vez en cuando, surge la noticia: alguien ha visto un ovni. Esta vez ha sido en Málaga. Lo han visto cuatro personas. Y sus relatos son coincidentes…”

Al día siguiente, jueves, 28 de marzo, en la primera página, SUR publicaba una nítida foto de un extraño objeto brillando en la noche malagueña. ‘¿Seres extraterrestres?’, se preguntaba ante un título que en caja alta (mayúscula) decía. ‘DOCUMENTO EXCEPCIONAL’.


El texto de la primera página era el siguiente:

“Anoche, por segunda vez, llegaron a nuestra redacción noticias relativas a extraños fenómenos luminosos que se observaban sobre el cielo de Málaga. Un cielo totalmente oscuro, carente de estrellas. Ante la insistencia en las llamadas, procedentes de la zona de Ciudad Jardín, allá que se desplazó nuestro fotógrafo para obtener ese documento gráfico que no dudamos en calificar de excepcional. La fotografía fue tomada con una cámara Nikon, sobre la que se montó un teleobjetivo de 25 cm. La instantánea fue tomada a 15 de velocidad y con el diafragma a 4, sin trípode y utilizando película Tri-X. El objeto estaba fijo en la lejanía. Aviso a los incrédulos: el negativo está a disposición de quien desee verlo en nuestra Redacción, Alameda de Colón, 2. La fotografía fue tomada por Salas. (Más información en página 15.)”.

En la referida página 15, Julián Sesmero lo contaba así:

“Ya dimos cuenta a nuestros lectores en la última edición a través de una entrevista con don Juan Manuel Rey Bautista y don José García Otea, de que dichos señores, junto a otros amigos, vieron el domingo día 17 del presente mes un extraño objeto volador sobre la zona de Ciudad Jardín. Objeto que, además, se detenía bruscamente en el espacio y así permanecía largos minutos para ponerse luego otra vez en movimiento. ¿Ovnis? La entrevista fue planteada y desarrollada en términos de gran mesura, tanto por parte de nuestros informantes como por el propio tratamiento periodístico que dimos a dicha información.

SOS.: Más Ovnis

Anoche, a las diez y cuarto, una llamada de teléfono a la Redacción. Era una señorita muy alterada. Vino a decirnos algo así:

-Oiga, llevamos ya más de veinte minutos observando un extraño objeto volador por el cielo… Es muy grande y luminoso. Despide luces y va de un lado a otro, muy despacio.

Preguntamos dónde se encontraba.

-Estoy, con unos amigas en Ciudad Jardín, próximo al Instituto Sierra Bermeja. No es broma lo que le estoy diciendo. Somos varias personas y todas estamos observando el misterioso aparato. Se encuentra con nosotros el locutor de Radio Peninsular, don Antonio Barceló.

Lo vimos nosotros

Diez minutos más tarde nos encontrábamos en la zona del Canódromo. Minutos de impaciente espera. Hablamos con unos muchachos. No habían visto ni observado nada anormal. Tomamos el coche y regresamos hacia Cristo Rey. Allí, nueva parada. De pronto, en dirección nordeste, apareció a considerable distancia una forma Luminosa violácea muy pálida. Era como una breve masa gaseosa que se movía muy despaciosamente. No pudimos observarla mucho tiempo porque la forma desapareció poco a poco. Volvimos a hacer el camino hacia el Canódromo buscando la parte más oscura de la zona de Ciudad Jardín, para observar mejor el objeto que se había ocultado a nuestra mirada. Ya, en aquel momento, había varios muchachos vigilando el cielo. En algunos balcones y ventanas, varias personas. El cielo estaba totalmente oscuro, las nubes no dejaban pasar el menor rastro de luz.

Compás de espera

Esperamos todavía unos veinte minutos observando el cielo. Nada. Aparcamos el coche y, dentro de él, comenzamos a observar las colinas próximas a la Virreina. Buscamos una luz, una referencia. No había manera. Pasados unos quince minutos, vimos una luz entre azulada y violácea flotando sobre dichas colinas. 

Se ocultó para volver a aparecer de nuevo. A los pocos minutos desapareció. A las doce de la noche, luego de una larga espera por toda la zona, regresamos al periódico. Salas disparó varias veces la cámara con tele objetivo. ¿Un ovni? Sea lo que sea podemos asegurarles que hemos contado las cosas tal como las vimos, sin fantasear, sin contagiarnos de nadie”.

Esa era la información del día 28, jueves, antesala del gran ‘bombazo’ informativo, porque aunque fue es anoche cuando Fernando y Bori consiguieron las extraordinarias fotos, por las dificultades tecnológicas de la época y el lento proceso de elaboración del periódico, se guardaron, como ‘oro en paño’ para la edición del viernes, 29 de marzo de 1974.

La gran exclusiva de SUR

Porque el ‘pelotazo’ fue ese día, cuando la primera página de SUR se dedicaba entera a unas excepcionales fotografías de ovnis (repito, objetos voladores no identificados) que parecían en perfecta formación. Con un gran despliegue tipográfico, bajo dos fotos a toda página, el titular decía ‘EXCLUSIVA MUNDIAL. FOTOGRAFÍAS DE OVNIS EN FORMACIÓN’, con una entradilla que así decía:

La primavera en la que Málaga fue ‘tomada’ por los ovnis

“El testimonio gráfico que ayer publicó SUR, y que está siendo confirmado por muchas personas de nuestra ciudad, ha provocado una reacción excepcional en toda España. Las llamadas a nuestra redacción se repitieron ayer durante todo el día: de todos los puntos del país solicitaban más información sobre el asunto. Otros periódicos nacionales querían a toda costa fotografías del ovni e incluso publicaciones extranjeras se interesaban en conseguirlas. Televisión Española ha mostrado asimismo su interés y ha realizado un gran reportaje sobre esta auténtica exclusiva informativa mundial. Ayer ofrecimos unas fotografías en las que se podía observar perfectamente un ovni. La hora en que fueron tomadas -sobre las doce de la noche- hizo que en un primer momento no alcanzásemos a ver la importancia del negativo, al pensar únicamente en ofrecérselas cuanto antes, ya que a esas horas había que sacar los clichés de impresión rápidamente, debido a la premura del tiempo. Pero en la mañana de ayer, con más calma, se pudo observar en los citados negativos -concretamente, dos- algo completamente insólito y extraordinario, que incluso el ojo del fotógrafo no pudo observar a primera vista: la unión o separación -no sabemos con certeza- de dos nuevos ovnis, como se puede ver en las fotografías. En las de la parte superior se puede observar a la distancia que los dos objetos pequeños estaban del grande. En las otras cuatro fotografías ofrecemos unos primeros planos de cada uno de los fenómenos. El periódico SUR se ratifica en todo lo expuesto y afirma rotundamente que no ha habido trucaje. Los negativos siguen a disposición del analista más exigente, si para ello nos emplaza. SUR, ante todo, respeta a sus lectores. La seriedad ha sido nuestra principal característica. Y nunca nuestro periódico ha necesitado de montajes fotográficos o noticias sensacionalistas para venderse más”. Esta era la entradilla que acompañaba a dos fotografías verdaderamente sorprendentes, publicadas a toda página. La información del acontecimiento comenzaba incluso, por su excepcionalidad, en la misma portada. 

Decía así:

La primavera en la que Málaga fue ‘tomada’ por los ovnis

“Porque no cabe duda que así hay que calificar la información gráfica aparecida ayer en nuestro periódico, y que hoy cobra caracteres sensacionales: en el negativo fotográfico obtenido por Salas anteanoche aparecen nuevos extraños objetos. Son como pequeños discos y están situados al lado del que tiene forma de ovoidal -que publicamos en dos fotografías diferentes en nuestro anterior número-, a una distancia imposible de precisar. Este hecho lo descubrimos en la mañana de ayer y pasó inadvertido ante nosotros la noche de la toma fotográfica, quizá por detener nos en contemplar únicamente el objeto principal y también por la premura de cierre del periódico, con objeto de adelantarles la extraordinaria fotografía. ¿Qué nos puede indicar esto? ¿Son efectivamente platillos volantes? Desde luego, la idea de que el objeto reproducido ayer fuese un globo sonda hay que descartarla al haber aparecido estos nuevos discos que demuestran constituir -al parecer- una pequeña flotilla de ovnis. Por lo tanto no es posible que lo fotografiado por Salas sea un globo sonda o algo parecido, a no ser que este tipo de objetos que lanzan frecuentemente al cielo las estaciones meteorológicas tengan pequeños ‘hijuelos’”.

La página 16 se dedicaba por completo al fenómeno, y bajo el mismo título de Exclusiva mundial, con el sumario de ‘Fotografías de ovnis en formación’, el redactor que firmaba la misma, que solo aparece la inicial V, aunque posiblemente fuesen al unísono Marín y Sesmero, escribía esta información:

“Hoy, nuestro periódico ofrece a sus lectores, con las fotografías reveladas con más tiempo, algo que creemos que nunca se ha fotografiado y que adquiere -como hemos dicho al principio-, verdaderos matices de gran exclusiva mundial: cómo se unen o separan dos ovnis, dependientes -según se puede observar en das secuencias- de un ovni «nodriza». Los «objetos volantes no identificados», están ahí. No cabe duda. ¿Qué son? Eso es lo que no se sabe. Pueden ser artefactos fabricados en nuestro propio planeta o pueden ser naves extraterrestres. Y en muchos casos -desde luego-, globos sondas utilizados en la predicción, del tiempo; pero no en este, por supuesto.


Veracidad informativa

Por otro lado, ha habido muchas personas en nuestra ciudad que comentaron ayer «el truco del periódico SUR». Desde luego, nosotros comprendernos que todos estos extraños fenómenos que están siendo observados en el SUR de Andalucía sean rechazados como ciertos por muchas personas incrédulas que hasta que no lo ven no lo creen. Pero las visiones de estos últimos días han sido colectivas, no individuales, y entonces hay que dar mayor crédito al hecho Y si no, ahí están las fotos que hoy publicamos... -¿Que hay alguien que aún no se lo cree? ¿Que hay miles de trucos fotográficos? ¿Que se pueden montar en el laboratorio todas las fotos de ovnis que se quieran? Todo es cierto. Sin embargo, esto cae dentro del periodismo amarillo. Es decir, en el periodismo falso, sensacionalista, engañoso. La conciencia de todos cuantos hacemos SUR está tranquila. No ha habido truco. Nuestra ética profesional no nos puede permitir encañar a nuestros asiduos lectores con montajes fotográficos. Entre otras cosas, porque no necesitamos de sensacionalismo para vender nuestro periódico. Y principalmente sentimos un gran respeto hacia las personas que cada día toman contacto con nosotros. Ha ocurrido un hecho extraordinario, porque muy pocas veces han podido ser fotografiados los ovnis. En efecto. Y nosotros hemos tenido 'la' suerte de captarlos y ofrecérselos.

Extrañas coincidencias

De todos modos diremos que existen demasiadas coincidencias entre los hechos ocurridos últimamente y que han sido publicados en toda la prensa nacional. El pasado día 14 de marzo, en nuestra página 19, publicábamos una información aparecida en el rotativo francés «France-Dimanche» sobre la narración de dos gendarmes franceses que afirmaban haber visto un extraño ovni. «No emitía sonido alguno y nos quedamos sorprendidos por su forma: parecía un puro grande», decían los dos. Y después afirmaban que en «un extremo había tres discos como platos» Más tarde, el día 22 último, un viajante sevillano se presentó en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad de Castillo de los Guardas para denunciar que había sido perseguido por un ovni por la carretera que conduce desde Aznalcázar a dicha población. El citado señor -cuyas declaraciones han promovido risa en muchas personas- decía que el objeto era de grandes proporciones, que flotaba sin posarse en el suelo y que a su alrededor giraban tres naves más pequeñas. El miércoles, se publicaba en ‘Página 14’ una entrevista de nuestro compañero Joaquín Marín con los señores Rey y García Olea.

A Continuación reproducimos de nuevo el relato que contaron al periodista:

-«Serían las once y media de la mañana. Estábamos en el campo de fútbol de Ciudad Jardín, presenciando el partido entre los equipos Félix Sáenz y Gallo Rojo. De pronto vi un objeto en el cielo cerca del horizonte. Al principio no le di importancia. Un par de minutos después volví a mirar y «aquello» seguía allí, brillante, como un disco, y con una especie de humo alrededor. De pronto se desprendió de él otro disco más pequeño, aproximadamente un diez por ciento más pequeño.» Por último, he aquí lo que ayer contaba para ustedes Julián Sesmero, que al filo de la madrugada llegó a nuestra redacción acompañado de nuestro fotógrafo, afirmando una y otra vez que había visto algo raro en el cielo: «De pronto, en dirección nordeste, apareció a considerable distancia una forma luminosa violácea muy pálida. Era como una breve masa gaseosa que se movía muy despaciosamente.» La descripción coincide con la del señor Rey («masa gaseosa-humo alrededor»), lo mismo que la del viajante sevillano con la de los gendarmes franceses. Las fotografías corroboran todos los relatos anteriores. Ahora, estamos dispuestos a someter al análisis más exigente el negativo -famoso ya, y bien guardado por cierto -si se nos emplaza para ello-…

Otras extrañas coincidencias

El futurólogo Rafael Lafuente y sus colaboradores vienen estudiando desde hace tiempo un interesante fenómeno parapsicológico que se está produciendo en diversos lugares de las provincias de Cádiz y Málaga. Personas de una perfecta estabilidad psíquica y mental vienen experimentando, mientras duermen o en estados de dormí vela, unas «pulsaciones» o resonancias sensoriales muy extrañas y sorprendentemente coincidentes en su naturaleza y contenido. Hallándose dormidas o completamente relajadas antes de dormirse, tienen súbitamente una visión cuya duración se prolonga aproximadamente un minuto o poco más. Dicha visión consiste esencialmente en unas cifras o guarismos luminosos que suelen sucederse en este orden: uno, dos, tres, cinco ocho... A veces, en lugar de la experiencia óptica referida oyen sucesivos golpes espaciados en idéntico orden al ya reseñado. Estos sueños numéricos suelen ser acompañados por un estado psíquico peculiar: la sensación vivísima de que los números contienen un mensaje de trascendencia capital.
 
El profesor Rafael Lafuente atribuye el extraño fenómeno colectivo a la acción todavía científicamente inexplicable, de ondas de energía psíquica (una especie de «kárate mental») que son captadas inconscientemente por personas particularmente receptivas dotadas de una extremada sensibilidad La procedencia de esos mensajes telepáticos es todavía un misterio. El profesor sostiene la teoría de que seres inteligentes dotados de un poder psíquico y mental extraordinario, están manipulando los resortes de receptividad de personas que pueden actuar como «médiums» capaces de captar mensajes. El profesor Lafuente considera con mucho escepticismo la posibilidad de que esos mensajes procedan de seres extraterrestres. El se autodefine como un racionalista, implacablemente reacio a admitir prodigios que no puedan tener explicación científica. Sin embargo, encuentra muy significativo que esos mensajes numéricos de origen telepático desconocido representen invariablemente lo que en matemáticas se denomina «serie numérica de Fibonacci» o la serie análoga llamada en Astronomía «la serie numérica de Bode». Ambas series numéricas corresponden aproximadamente a las proporciones de distancias existentes entre el Sol y los planetas de nuestro sistema.

-La única explicación racional de] fenómeno -opina el profesor- es que alguien o algo trata de llamar la atención de personas inteligentes y sensibles acerca de un intento preparatorio de comunicación telepática. En el caso improbable de que los emisores de esos mensajes sean seres extraterrestres esos seres han elegido una fórmula muy simple y muy elocuente, toda vez que resulta muy fácil asociar esas series numéricas con la idea de algo que se encuentra más allá de nuestro sistema solar. El profesor prevé que la frecuencia de esos fenómenos va a multiplicarse entre los días 6 y 20 de abril próximos”.

Hasta ahí el reportaje, al que no se le ha quitado ni añadido ni una coma, incluidas la teoría del profesor Lafuente…

Expectación

Durante los siguientes días, los ‘ovnis’ de Ciudad Jardín acapararon la atención mediática nacional e internacional, y por la sede de SUR, entonces en la Alameda de Colón, desfilaron cientos de personas que comprobaron in situ los clichés (negativos) donde se recogían la secuencia de los ‘ovnis’ en perfecta formación.

Curiosos acudieron a comprobar los negativos a la redacción de SUR

¿Qué fue aquello? Posiblemente nunca se sabrá, pero en aquellos años, el tema de los platillos volantes, de la ufología, era materia informativa de gran consumo por la opinión pública, muy interesada por estos acontecimientos, y también muy atemorizada, porque era algo que a la gente la daba pánico. En los libros que tratan estos temas, en la historia de los ovnis, las fotografías de SUR de Fernando González Aranda (hoy jubilado) y de Salvador Salas Andrada (desgraciadamente fallecido) ocupan un lugar de privilegio. Vaya para ellos nuestro homenaje más sentido ya que fueron dos grandes profesionales que forman parte de la historia de la Prensa no solo de Málaga, sino también de Andalucía.
 

 http://www.diariosur.es/

1 comentario :

Luis Molina dijo...

en Rusia ya los estudiaron cientificamente a los platillos volaodres de los nazzzi , ja ja

Publicar un comentario

Cash 100%