viernes, 29 de marzo de 2019

El alienígena de Varginha, Brasil

El alienígena de Varginha, Brasil

El sábado 20 de enero de 1996, en la pequeña localidad de Varginha, perteneciente a Minas Gerais, Brasil, un objeto volador, fue visto por cientos de personas, el aparato se estrelló en los aledaños del poblado, quedando como sobrevivientes dos seres presuntamente extraterrestres, uno de los cuales murió por el impacto y el otro quedó vivo.

En esa soleada tarde, Varginha un importante centro cafetero ubicado a unos 300 km de Belo Horizonte y bastante más cerca de San Pablo y Río de Janeiro, siendo las 15.30, tres chicas adolescentes descendían de un camino lateral, volviendo de caminar. Ellas eran Liliana Silva, de 16 años, su hermana Valquiria, de 14 y una amiga de ambas, Katia Andrade, de 22. Repentinamente, Liliana miró hacia un costado, al sentir un ruido y dio un grito: una criatura extraña con una gran cabeza y tres protuberancias en la frente, de piel viscosa, estaba a unos 7 metros de ellas, cerca de un muro que separaba el baldío de un taller mecánico. Presa del miedo, Liliane dio media vuelta, y en compañía de su hermana Valquiria de 14 años y su amiga Katia Andrade Xavier de 22 años, continuaron observándolo.

Las chicas recuerdan que “la criatura estaba agachada, con los brazos metidos en medio de sus piernas, lo primero que vimos fueron sus ojos enormes y rojos, no era un animal, pero tampoco una persona, era una cosa horrible, parecía estar perturbada y temerosa, no hacía ningún ruido”. Esta criatura hizo un leve movimiento con la cabeza para mirarlas y allí las tres chicas salieron corriendo espantadas y gritando, hacia sus casas.

Ilustración de la criatura extraterrestre avistada por las jóvenes testigos en Varginha, Brasil 1996

Cuarenta minutos más tarde las hermanas regresaron con su madre, Luiza Helena Silva, de 38 años, a quien relataron el hecho. No encontraron nada en el lugar, ni rastros de la criatura descripta por las chicas.

La madre contó que “llegaron muertas de miedo, casi no podían hablar, dijeron que habían visto al diablo y estaban en estado de shock. En el lugar no encontré nada, sólo dos huellas enormes, aparentemente de pies, como de algo muy pesado, y un olor muy fuerte y penetrante como el de azufre”.

El hecho fue difundiéndose, hasta que un matrimonio que vivía allí cerca, dio fe a lo que contaron las chicas. Según relataron, en la madrugada del 20 de enero, unas 14 horas antes del episodio presenciado por las adolescentes, se despertaron por los aterrados mugidos de las vacas que cuidaban en esa propiedad desde hacía unos años, en un valle cercano a la entrada a la ciudad. Creyendo que eran cuatreros, salieron inmediatamente a mirar y no vieron más que el ganado asustado, corriendo en todas direcciones. El esposo abrió la otra ventana, hacia el sur y se quedó asombrado: a unos 30 metros flotaba en el aire, en absoluto silencio, un objeto metálico de grandes dimensiones, similar a un colectivo grande, de forma cilíndrica y de color gris. Se movía lentamente hacia el sur, no tenía alas, ni luces ni lanzaba humo o algo similar.

Por casi media hora, el objeto volador no identificado se mantuvo así, ante el asombro del matrimonio, que no atinó a moverse, hasta que el extraño objeto desapareció lentamente tras unos morros. Según los investigadores, dos fueron los extraterrestre que aparecieron tras el incidente en Varginha. Uno fue el que vieron las chicas y el otro, probablemente muerto, fue retirado del lugar por los bomberos, para ser entregados ambos al Ejército, que hizo un amplio operativo de rescate, y los llevó a la base militar de Tres Corazones, donde se tuvo un tiempo los cuerpos de estos seres, hasta que posiblemente se los llevaron a Estados Unidos, para ser examinados a fondo.

Los intentos por desmentir el hecho por parte de las fuerzas militares de brasil diciendo que era un mendigo la criatura
El ejército brasileño rápidamente montó un gran operativo para atraparlos, especialmente al que quedó vivo. Los investigadores que siguieron el caso, aseguran que los ET, muy bien custodiados, fueron llevados rápidamente a la base militar de Tres Corazones, cercana al lugar. Todo esto fue negado, por supuesto, por las autoridades consultadas, aunque hubo algunos testimonios de militarse muy importantes.Pero se rehusan a revelar cualquier nombre o prueba, como no sea la foto de una supuesta entrevista con uno de los militares que participaron en la operación. Los investigadores sostienen que una criatura fue capturada por cuatro hombres del Cuerpo de Bomberos de Varginha a las 10:30 horas del día 20 de enero, en las inmediaciones de un bosque, a muy poca distancia del terreno baldío en el cual las chicas vieron un alienígena cinco horas después. Colocado en una caja de madera, cubierta con un paño blanco, afirman los investigadores, el extraterrestre fue llevado de inmediato por un camión militar para la Escuela de Sargentos de Armas (ESA), en la ciudad de Tres Corazones, a 25 kilómetros de Varginha.

El problema del estraterrestre de Varginha es que un episodio mal aclarado y una coincidencia de hechos, sólo hasta ahora revelada, aumentan aún más el misterio que mueve al caso. La empleada doméstica Luiza Helena, madre de las dos jóvenes que vieron al alienígena, denunció que a principios del mes de mayo, cuatro hombres de negro se presentaron en su casa, y le propusieron pagarle para que sus hijas negasen públicamente el contacto con el extraterrestre. "Ellos dijeron que pagarían el dinero en efectivo", dice Luiza Helena. "Quedaron en que regresarían, pero no debemos esconder la verdad". El misterioso cuarteto no se identificó, y la visita sólo fue presenciada por las niñas. El padre de ellas, un cobrador de autobús, Joao Lopez de Silva, estaba trabajando cuando se realizó el intento de soborno. La coincidencia entre la versión de los ovniólogos y los hechos sólo se hizo pública en la última semana.

Rodrigues abogado y profesor en una de las cuatro universidades locales y Pacaccini un ufólogo del lugar, regresaron a Varginha después de un viaje de investigación a Campina (UNICAMP). "Sabemos con absoluta certeza la necropsia de la criatura fue hecha por Badan Palhares", afirma Rodrigues, refiriéndose al conocido médico forense de la Universidad de Campinas. "A estas alturas de los acontecimientos, existe la posibilidad de que inclusive la criatura ya haya sido sacada de Brasil, con destino a Estados Unidos", completa Pacaccini. A lo que Palhares responde: "No sé de dónde sacaron esa fantasiosa idea. Desconozco por completo cualquier tipo de material alienígena que haya llegado al IML o al UNICAMP.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Cash 100%